Recordando las vacaciones…

Tengo que reconocer que me está costando escribirlo, recordar tanta información no es fácil. Para los textos, soy una crack, no suelo fallar casi nunca, pero para recordar cosas vividas, nombres, personas, lugares… uff, soy un desastre, mis amigas siempre me lo dicen, creen que es imposible, o que me hago la loca, pero no, la realidad es que no recuerdo muchas cosas, a veces, ni cosas importantes ja,ja,ja.

Pero vamos a por el cuarto día en el Algarve. Fuimos a Lagoa, que a mí, personalmente, es un pueblo que también me encantó, con playas y calas preciosas y dignas de ver, con acantilados enormes y dorados, típicos de allí, una pasada, vaya. Sus playas más famosas son Playa de Carvalho, Playa Albandeira y Playa Benagil, todas ellas muy juntitas de las otras cómo en casi todos los pueblos.

Nosotros pasamos el día en la Playa de Carvalho, para mí la más bonita de las tres, es una pasada, en serio. Está situada, debajo de una gran urbanización, pero está muy bien señalizado, así que no tendréis problemas en encontrarla. Para acceder a ella, tienes que bajar por unas escaleras, hasta que llegas a una cueva.

Viendo la entrada, ya puedes imaginar lo que vas a encontrar. Son unas escaleras, y la cueva es muy estrechita, por lo que si os cruzáis con gente, tendréis que o bien, dejarles subir o bajar, o que os dejen ellos. Y realmente es muy impactante cuando bajas y descubres la cola tan bonita que hay.

La foto está hecha desde el acantilado que hay arriba, podéis acceder perfectamente. En el acantilado de la derecha, hay unas escaleras que te suben a otra cueva y que te lleva ahí.

Esta foto es la de acantilado de arriba que os acabo de decir.

Para comer, ya sabéis, podéis llevaros una neveríta con cositas para hacer todo el día allí, o podéis iros a comer, por allí hay restaurantes, es si, hay que subir todas las escaleras otra vez, porque no hay chiringuito, pero hay restaurantes que están muy bien, y baratos, recordad que en el Algarve, la comida es muy barata, la gasolina, no tanto.

Al día siguiente, no acercamos a Albufeira. Fuimos a la playa Do Castelo, me gustó mucho también. Tiene chiringuito en la playa, con una carta que no está nada mal y unas vistas geniales.

No tengo fotos de ese día, no se por qué, además fue un día muy divertido, con olas y nos compramos un flotador gigante, con forma de tortuga y ahí estábamos nosotros haciendo el tonto, pero ya os podéis imaginar que tragué agua a más no poder. Una ola gigante, nos tiró de la colchoneta, mi chico cayó encima de mi… en fin, me agobié mucho.

Os dejo una foto que he cogido de internet, para que veáis la playa.

Y llegamos, desgraciadamente, al último día de viaje, ya que el último día, lo dedicamos a viajar y a llegar pronto a casa, que en el fondo ya teníamos ganas de llegar.

Tenía ganas de ver la grutas, y contrataré por internet una excursión para poder verlas. En realidad me dejó muy indiferente. Creo que no lo tienen bien preparado y es un poco estafilla.

Ponía que te llevaban a una playa paradisiaca y que allí pasabas un rato, te daban de comer y beber y después te llevaban en lancha a ver las cuevas y grutas… De eso nada, no merece la pena. La playa a la que nos llevaron, de paradisiaca nada, cualquiera de las que os he puesto es mucho más bonita de la que nos llevaron, la ruta de las cuevas… en fin, no duró más de 5 min y la comida… ja,ja,ja. Me dio pena que dedicaremos nuestro último día a esa excursión. Que no os engañen. Lo bueno de ese día, fue que conocimos a una pareja encantadora con la que estuvimos todo lo que duró la excursión.

Y esto es todo!! Os animo a que paséis unos días en el Algarve, un paisaje precioso. Os voy a dejar una serie de indicaciones, que si las tenéis en cuenta, es probable que os vaya mejor que a mi, que me fue bastante bien aun así.

  • La gasolina allí es muy cara. Nosotros llenamos depósito en Huelva y allí sólo tuvimos que echarle un par de veces, 20 euros o cosa así. Y volvimos a llenarlo en Huelva cuando volvíamos a Madrid.
  • Tardan mucho en servir la comida, así que si queréis comer o cenar, lo mejor es que os sentéis cuando no tengáis hambre para que cuando os sirvan los platos, ya se os haya abierto el apetito.

* Comer es muy barato allí, y aunque estén muy cerca de España y tengan mucho mar, la comida no es tan buena como la nuestra.

  • No os pongáis en primera linea de playa, sube mucho la marea y muy pronto y lo más probable es que el agua entre hasta vuestras toallas.
  • Estudiar bien el tema de las excursiones para que no hagáis una que no merezca la pena, para eso, podéis cogerlas allí. El sitio donde más hay es en el Puerto de Marina de Vilamoura. No estaría mal que preguntaseis la ruta que vais a hacer y verla en fotos con el móvil o algo así, así no os llevas el chasco que me llevé yo.
  • Llevaros o compraros una sombrilla… El sol pega de lo lindo.
  • El agua no está tan fría como escuchareis por ahí, está fría, pero no es exagerado.
  • Y mi última recomendación es que disfrutéis, mucho, todo lo que podáis.

Gracias por estar leyéndome un día más.

Hasta la próxima!

Andrea Duro

1 comentario
  1. Aitor Quiles
    Aitor Quiles Dice:

    !! Hola wapisima !!
    ke bien
    todo lo ke dices me lo creo
    lo ke no me gusta es…
    ! esos comentarios tan malos ke dicen sobre ti
    eso a mi no me…
    ! no me mola nada !
    ¿ya te van gustando los comentarios ke te escribo por el twitter ?

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.