Bendito puente de diciembre… creo que es uno de mis favoritos, aparte, es una fecha bastante especial porque todos los puentes de diciembre, hace años que mi chico y yo nos volvimos a encontrar después de mucho, muchísimo sin vernos. Si, éramos amigos desde que éramos pequeños.

Soy de Fuenlabrada, creo que la gran mayoría de vosotros, ya lo sabéis.

Ayer, 24 de noviembre de 2016, una mujer de 26 años, fue asesinada a manos de su pareja. El ayuntamiento de Fuenlabrada, ha declarado dos días de luto, aunque mucho me temo, que este suceso no vamos a poder olvidarlo en mi ciudad así como así.

Desde aquí, quiero mandar mi más sentido pésame a todos los familiares y amigos de Alía, desear que se haga justicia por ella y que ese indeseable, no vuelva a pisar la calle para lo que le queda de vida.

Y desde aquí, me gustaría aportar mi granito de arena, para que entendamos que el amor no duele.

El amor no duele, el amor no controla, el amor no insulta, el amor no infravalora, el amor no golpea, no te hace sentir mal y lo más importante, EL AMOR NO MATA.

Tres de cada 10 adolescentes, sufre maltrato (físico o psicológico) dentro de su relación.

Hace cuestión de un mes, rodé el fashionfilm de la nueva temporada de “DnameCouture“como muchos ya sabéis…

Fue un trabajo muy divertido, nunca había hecho nada como modelo y era un reto interesante. Yolanda y Diego, diseñadores de la firma, tuvieron muy claro que querían que fuese yo quién apareciese en el video luciendo sus maravillosos diseños y estaban tan seguros de que sería una preciosidad de fashionfilm, que no pude decirles que no (a parte, ya sabéis que les adoro y que sus vestidos me vuelven loca).

La semana pasada, cómo muchos ya sabréis, quedé para desayunar con una de las grandes (y pocas) amigas que tengo dentro de mi profesión.

Ella es rubia, guapísima a más no poder, mamá, bloguera, actriz, modelo… SI… Habéis acertado, ella es la maravillosa Esmeralda Moya.

La semana pasada, cómo muchos ya sabréis, quedé para desayunar con una de las grandes (y pocas) amigas que tengo dentro de mi profesión.

Ella es rubia, guapísima a más no poder, mamá, bloguera, actriz, modelo… SI… Habéis acertado, ella es la maravillosa Esmeralda Moya.

Todos sabéis, que Ika Sánchez, maquilladora, es íntima amiga mía.

La adoro, es simpática, guapa, inteligente, talentosa, bondadosa, cariñosa, generosa, un gran maquillador y lo más importante para mí, ¡HACE UNAS TORTILLAS FRANCESAS QUE SE TE VA LA OLLA! No, en serio, bromas a parte, es una de mis grandes amigas y trabajamos codo con codo siempre que hay un evento e incluso cuando hay editoriales para revistas.

Hola queridos amigos, aquí estamos un día más con un nuevo post.

Hoy quiero pediros ayuda…

No sé si conocéis la ONG Idea Libre, está fundada por alguien muy especial y muy importante para mi, no es nada más y nada menos que mi amiga y compañera Sandra Blázquez.img_9233-15

Muchos de vosotros la recordaréis porque interpretó a la mala malísima de Alma en Física o Química, y actualmente podéis seguirla por las tarde en Acacias 38, en TVE.

Después de meses de espera, llegaron las ansiadas vacaciones.

Este año, por temas laborales, se nos había echado el tiempo encima. Nos plantamos a finales de junio y no habíamos ni pensado dónde queríamos irnos de vacaciones.

Ahora mismo, ando con todos los preparativos del rodaje de la “Catedral del mar”, ensayos, pruebas de vestuario, maquillaje, peluquería etc… Así que decidimos no irnos demasiado lejos y tener una vacaciones más tranquilas que las del año pasado, para descansar y desconectar más. Ya llegarán los viajes largos e intensos en otro momento.

Desde siempre que he sido una adicta a las gafas de sol, ya de pequeña, desde que tengo recuerdo, las he utilizado.

He tenido miles, grandes, pequeñas, de diseño o básicas… Aunque la verdad es que siempre me gustan las que tienen colores más básicos, son más fáciles de llevar en diferentes situaciones.

Pero también tengo ese modelo de gafa, especial, que no combina con casi nada, pero que es tan especial y tan chula que quieres tenerla solamente por eso, por ser especial.

Quiero enseñaros alguna de las que me acompañaran este verano, para pasar estos días de solecito.

Recientemente fui invitada a la boda de uno de los amigos de toda la vida de mi chico.

Llevaba más de dos de meses dándole vueltas al look que quería para esa ocasión, pensaba…vestido largo… mhmm, no, yo no soy tan cercana a ellos como para eso…vestido corto…mmmm… pues seguramente… aunque realmente lo que más me gusta y con lo que más comida me siento es un largo midi…mmmm, pues eso, largo midi… aunque al final no fue largo midi estricto.

Miré cientos, miles de vestidos, unos no me convencían por su color, otros eran demasiado formales, o demasiado extrovertidos… en fin, una vez más me asaltaron las dudas.